Reseña – RiME

Arte en movimiento

Texto por Federico Coronel @Fedeguitar | Edición por Belén Perrone @mbeluperrone


⏩ Luego de una larga espera y a casi 3 años de su primer aparición en la Gamescom 2014, Tequila Works (la mente detrás de Deadlight y The Sexy Brutale) finalmente nos trae RiME, una emocionante aventura repleta de puzzles y misterios.

Derecho a la aventura, sin ningún menú de por medio, RiME nos pone en la piel de un chico que luego de despertarse en una extraña isla tiene como objetivo descubrir qué sucedió y por qué se encuentra allí.


Adentrados en la isla vemos que en su centro se encuentra una misteriosa y gigante torre que nos invita a acercarnos, pero para llegar tendremos que resolver una serie de puzzles. Por suerte, durante el desarrollo del juego nos cruzamos con una pequeña y astuta zorra que nos acompañará durante nuestra aventura como guía tanto en la resolución de puzzles como en el avance de la historia.

Una vez que alcanzamos la gigante torre descubrimos que funciona como centro de la isla y cuenta con acceso a las diferentes regiones de la misma, que tendremos que explorar para resolver el principal misterio de Rime, ¿cómo llegamos allí?


La jugabilidad que presenta RiME es bastante simple, con controles básicos como cualquier otro título de tercera persona, nos movemos con los sticks y utilizamos los cuatro botones para realizar diferentes acciones tales como saltar, agacharnos o interactuar con objetos.

A lo largo de la aventura nos encontraremos con muchos puzzles, que es donde se destaca RiME. Al comienzo nos encontramos con algunos simples que sólo requieren activar objetos o mover bloques, pero más adelante tendremos acceso a funciones como manejar el ciclo día-noche o incluso guiar robots, dándole un toque de variedad sin saturar al jugador de puzzles que requieren las mismas técnicas una y otra vez como sucede en otros juegos de este género.


No todo en RiME es puzzles, también tiene mucho que ver con la exploración teniendo en cuenta que el juego no presenta ningún tipo de HUD, ni guía específica —aparte de la zorra— que diga hacia dónde ir, dándonos la libertad de recorrer la isla como queramos. Otro punto fuerte de la exploración son los coleccionables, que además de expandir la historia del protagonista también nos dan acceso a nuevos trajes y espectacular artwork del juego. Si bien los coleccionables son opcionales y no son necesarios para completar la historia hacen del juego una experiencia mucho más rica en contenido.


Con una isla tan colorida, grande y llena de secretos, como los coleccionables, es una pena que una vez completa cada región no se pueda regresar para ver si nos quedó algo pendiente. Por suerte esto se soluciona con el menú de selección de stage.

En síntesis, RiME es sin lugar a dudas una de las mejores y más emocionantes experiencias en lo que va del año. Resta que el primer playthrough tenga una duración aproximada de 10 horas, pero logra algo que hace un tiempo no se ve: combina el género de los puzzles con una atrapante historia con una narrativa mínima que se expresa a través de las escenas, imágenes y música, presentando espectaculares paisajes acompañados por una increíble banda sonora que crea algo único.

Veredicto:
Una pinturita.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.