Reseña – PES 2018


Tenemos que ser sinceros, PES es una saga que pertenece a lo más profundo de nuestros corazones y año tras año genera una expectativa inusitada por volver a percibir sensaciones vividas hace un largo tiempo atrás. Esa espera se presenta con una marcada ansiedad, cosa que produce un fuerte impacto visual cada vez que tengo contacto con una nueva edición del que fuera el videojuego de fútbol por excelencia en el mercado.


Si vos estás leyendo éste análisis puede que pertenezcas al grupo de veteranos de la franquicia o que te encuentres en la línea de los que todavía no tienen la seguridad de comprarlo y aquellos que casi sin demostrarlo miran de reojo su regreso al barrio que alguna vez fue el territorio de largas jornadas de placer balompédico.

Por eso, es interesante compartir con todos ustedes qué sucede una vez que saltamos al césped de Konami en su clásica visita de primavera y aunque no nos encontremos con muchas sorpresas de último minuto, es notorio el retorno de aquella intensidad lujuriosa de impacto inicial que brinda una emoción especial, sólo comparable con un beso de primera cita.


PES a simple vista, no muestra demasiadas modificaciones en cuanto a su diseño de menú principal y ello, pareciera evidenciar un camino similar a su predecesor, sin embargo, basta con darnos una vuelta por las diferentes opciones para toparnos con el glorioso regreso del ´´Partido de selección al azar´´, el modo que esperaban los fanáticos de la vieja escuela, el ´´Cooperativo´´ que nos permitirá jugar 2 vs 2 y 3 vs 3, al tiempo que volverán a estar con nosotros los ya infaltables myClub, Liga Máster y Ser Una Leyenda (los tres con mínimos retoques).



Una vez más no tendremos noticia alguna de la Copa Libertadores y Sudamericana pero para deleite de propios y extraños nos permitirán vivir las competencias europeas de primer nivel gracias a las licencias oficiales de la UEFA Champions League y Europa League para terminar nuestro viaje en Asia con la trepidante AFC Champions League.


Además, uno de los siempre puntos flacos se muestra sustentado en una impecable solidez y por lo que pudimos probar, ese modo en línea no presenta sobresaltos importantes para ingresar a una partida estable, salvo que nos enfrentemos a los malos perdedores y laggers, con sus clásicas artimañas para tratar de suspender los eventos por resultados adversos.


Si se preguntan por el certamen doméstico, allí está presente, con la participación de casi todos sus exponentes, salvo por la aparición en tiempo de descuento de los aguerridos Gimarquella y S.D. Quaztolla, primos lejanos de Chacarita y Brown de Puerto Madryn, imaginamos, por los colores de sus respectivos escudos. Sin embargo, no son malas noticias porque algunas licencias oficiales, como la del Funebrero, serán adicionadas en las próximas actualizaciones.


Para los nostálgicos se nos presenta la vuelta al ruedo en esta región del relator japonés Jon Kabira, aquel muchacho que nos entregará lo mejor de su repertorio en épocas remotas y aunque poco entendiéramos de su dialéctica, desprendía diversión pura y dura para nuestros oídos, que se acostumbraron durante varios ciclos de vida a una entrañable e inolvidable voz del Winning Eleven. Además, descubriremos las flamantes incorporaciones de Rodolfo De Paoli y Diego Latorre si es que somos amantes de los comentarios argentinos, pero aunque sabemos que han grabado una gran cantidad de diálogos, sólo se escuchan incansablemente algunas líneas que se repiten una y otra vez con una, por ahora, incompleta variedad de callnames.


Está claro que la empresa nipona a cargo del producto final ha tomado muy en cuenta la opinión de sus más fervientes seguidores y eso se nota en el control al momento de pisar el césped. Se percibe un cambio de velocidad marcado en cada partido, una respuesta sobresaliente de los protagonistas, mejorada IA defensiva con relación a lo que llegamos a padecer en las versiones preliminares y animaciones nunca antes vistas en ciertas reacciones bajo presión de los hombres en cancha.


Por otro lado, se siente una considerable diferencia entre los equipos que cuentan con colaboración especial en el juego, es único vivir la caminata por los pasillos de Anfield y escuchar el You´ll never walk alone de los hinchas, los gritos de La 12 en ´´La Bombonera´´ y la recreación detallada de los rostros de los futbolistas de mayor jerarquía a nivel mundial. Sin embargo, hay un notable descuido por aquellos que no forman parte de la elite global de la redonda y uno supone que esto será corregido en el próximo DLC para la satisfacción de los más detallistas.


PES demuestra una vez más que entre sus objetivos no se encuentran las fórmulas revolucionarias ni la ambición por ganar un campeonato. La misión de sus productores es estrechar lazos con aquella gente que cambió de aires y mantener a sus fieles con respuestas rápidas a un siempre activo feedback de la comunidad. Por eso, esa estrategia simple pero efectiva, que dio sus primeros toques de certeza en sus masivas presentaciones globales en la previa a la fecha de salida, parece abrirle espacios y encontrar el hueco necesario para ingresar a zona de sentencia con una sonrisa.




No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.